Espacios Espacios Espacios Espacios

18 nov. 2017

[Reseña] Desafiando las normas



María Martínez acaba con este libro la trilogía Cruzando los límites y no sabéis la pena que me da. He disfrutado muchísimo de cada uno de estos libros y voy a echar mucho de menos leer más de los personajes, a los que les he cogido demasiado cariño como para dejarlos ir tan pronto. Y en esta ocasión, la autora se despide por todo lo alto con una historia que te toca el corazón.

 Desafiando las normas nos cuenta la historia de Spencer, quien desde los 16 años ha tenido que vivir sola ya que su madre la abandona y no sabe quién es su padre. Durante mucho tiempo ha estado teniendo que apañárselas para poder tener un sitio donde dormir y comida para sobrevivir. Conseguir todo esto la ha llevado a hacer cosas de las que no se siente para nada orgullosa y que la hacen ser muy distante y fría, a excepción de con Caleb y Tyler, a quienes considera su verdadera familia. En cambio, todo dará un giro cuando en su vida entre Eric, el hermano de Tyler, que quiere ayudarla en todo lo que le sea posible. Sin embargo, Spencer sigue con ese miedo dentro de ella que la hace creer que va a ser utilizada de nuevo y que la impide abrirse abiertamente con él... Pero el destino acabará haciendo y deshaciendo a su antojo y las circunstancias en las que ambos se encontrarán harán que se unan más que nunca.


—Quiero ser el chico que sale a jugar y no el que se sienta en el banquillo. Quiero quedarme con la chica. Contigo.


Tenía muchas expectativas puestas en esta historia porque después de que las dos anteriores partes de la trilogía fueran tan especiales ésta tenía que ser un broche final que estuviera a la altura y que hiciera que estos libros siguieran siendo de mis favoritos. María Martínez se ha superado, totalmente y sin lugar a dudas, con Eric y Spencer. No me ha decepcionado en absoluto y os voy a contar porqué. Primeramente porque si ya amábamos mucho a Caleb, Savannah, Tyler, Cassie... en los primeros libros, en esta parte, a pesar de ser secundarios, están muy pero que muy presentes. Para mí, esto ha sido un detallazo por parte de la autora y lo mejor del libro porque muchas veces se echan de menos a estos personajes que ya has conocido y de los que quieres saber más. Luego, la pluma de María vuelve a maravillarme como lo hace siempre que la leo. Tiene una forma de contarnos las cosas que se te mete muy dentro y no sale, dejándote los sentimientos a flor de piel. Es capaz de transmitirte muchísimo con muy poco y de una forma espectacular. Además, la trama se va construyendo poco a poco y sin forzar las cosas, lo que hace que se disfrute aún muuucho más. Y ya, los capítulos están narrados tan solos por Spencer por lo que la historia la conoceremos desde su punto de vista pero teniendo en cuenta lo mucho que me ha gustado el personaje esto no ha sido ningún problema.

Vayamos ahora con los personajes:
Spencer, nuestra protagonista, se ha visto obligada a crecer demasiado pronto por culpa de que su madre la abandonara y la dejara sola con tan sólo 16 años. Desde entonces ha hecho todo lo posible por seguir adelante y eso ha significado dejar atrás su dignidad. Esto la ha vuelto mucho más distante y desconfiada pero la llegada de Eric a su vida y las ganas de este por ayudarla la hará replantearse si merece una segunda oportunidad de sentir amor de nuevo. Este personaje ha sido toda una revelación y es que ya la conocemos un poco en los libros anteriores pero solamente su fachada de chica dura por lo que conocerla aquí más a fondo es una sorpresa. Ahora que ella misma nos cuenta su historia nos damos cuenta todo lo que esconde y lo que nos queda por descubrir. Spencer me ha gustado muchísimo por esos toques taaan reales que tiene, donde podemos conocer a una chica que desea abrirse y olvidarse del pasado pero que a la vez tiene miedo de que todo se le venga encima y vuelva a recaer en aquello que la hizo más débil. Me encanta ese carácter tan marcado que tiene y lo clara que tiene las cosas. Aun así, la podemos ver flaquear en muchos momentos y es que es humana. Un personaje que se nota el desarrollo que va teniendo a lo largo de las páginas.
Y luego tenemos a Eric, quien a pesar de conocer a Spencer por su hermano y sus amigos no repara en ella hasta mucho más tarde. Hay algo en ella que le llamará la atención y que hará que quiera conocerla mucho más a fondo, además de ayudarla en todo lo que pueda, aunque ella se resista. Este personaje es otra de las cosas que me ha enamorado de la novela y es que María Martínez crea unos personajes de los que es imposible no enamorarse. Eric me ha gustado por su personalidad tan buena y entrañable que se ve desde el primer momento el corazón tan grande que tiene. Él también ha tenido sus propios problemas en el pasado pero estos no determinan el trascurso de la novela, algo que me ha gustado mucho porque no peca de dramática. Ha estado totalmente a la altura de la historia y me ha gustado mucho su humor y su profundidad.


—Entonces poco a poco, fui descubriendo cosas sobre ti y empezaste a gustarme, mucho. ¡Joder, no imaginas cuanto! Y no solo porque eres preciosa, sino porque tu forma de ser, tus ideas, todo lo que tú eres me desarma. Me mata.


Esta última parte no es corta en absoluto ya que cuenta con casi cuatrocientas cincuenta páginas. Aun así, como siempre me pasa con los los libros de María Martínez, se me ha hecho muy corto. Ayuda mucho, como he comentado antes, que la pluma de la autora te atrape tantísimo, que la trama lleve un ritmo adecuado para la historia y que, además, los capítulos no sean extremadamente largos. En mis manos la novela no me ha durado más de dos días y porque me llegaba a contener en ciertos momento para no leer y leer y acabarla en tiempo récord. Además, otra de las cosas a destacar y que ha hecho que la novela me haya enamorado aún más es la relación que hay entre Spencer y Eric, que está totalmente a la altura de estos complejos personajes. Me ha gustado muchísimo ese cambio gradual que hay entre ellos, en el que se pasan de amigos a algo más por la intimidad que van cogiendo. Hay muchos diálogos que me han hecho que mi corazón se encogiese por la cantidad de sentimientos que estaba experimentando. No he podido disfrutar más de esta historia y se quedará conmigo muuucho tiempo, os lo aseguro.

Y por último, no ha habido mejor final que el que María le ha dado a esta trilogía. Todo se cierra para los personajes de una forma llena de sentimientos que hacen que se te salten las lágrimas. Además, el epílogo es un cúmulo de emociones que te dejan sin respiración. Me da mucha pena despedirme de estas historias pero viendo el gran final que tiene estoy mucho más que feliz y contenta.

En definitiva, Desafiando las normas es un broche espectacular que cierra una trilogía que debería ser lectura obligatoria por lo mucho que los personajes se quedan contigo después de haber cerrado el libro, lo mucho que puedes llegar a disfrutar estas tramas y lo maravillosa que es la pluma de la autora. Una forma inmejorable de acabar unos libros que se merecían una historia como esta.


¿Habéis leído a María Martínez? ¿Y esta trilogía? 😃😃
¡Dejadme un comentario y os leo! 💖💖


—No imaginaba que un corazón roto podía doler tanto, pero rompería el mío mil veces si así puedo arreglar el tuyo. 

12 nov. 2017

[Reseña] Turbulencias



Whitney G. ya me había sorprendido mucho con su anterior novela que Phoebe había publicado en España: Una noche y nada más, así que cuando vi que iban a publicar esta también y que, además, tenía una pinta increíble quise hacerme con ella como fuera. Tuve la suerte de que me tocara en el sorteo de la editorial así que he podido disfrtar muchísimo de ella y hoy os traigo mi opinión sobre esta original historia llena de turbulencias que me ha encantado poder descubrir. 

Turbulence by Whitney G. This is the new 5 stars novel i read. Worth reading every word...
Turbulencias nos cuenta la historia de Gillian, una chica que se mudó a Nueva York para cumplir sus sueños pero, sin embargo, no lo ha llegado a conseguir por lo que ahora hace malabares con dos trabajos: limpia el ático de un tipo ricachón y es asistente de vuelo para una gran compañía aérea. Jake, en cambio, es piloto de avión y, además, uno de los más profesionales y valorados de su profesión. Su vida es volar y en ella no entra las mujeres a largo plazo... hasta que aparece Gillian. La conoce de una forma un tanto peculiar pero hay algo en el ella que hace que no pueda dejarla pasar. La personalidad y el pasado de ambos chocarán más de una vez pero no pueden negar que la atracción que hay entre ellos genera turbulencias. Una relación prohibida, intensa y llena de sentimientos que hará replantearse muchas cosas a Gillian y a Jake. ¿Dejarse llevar o implicarse?


—Buenas tardes, señor Weston. —Jeff me abrió la puerta—. ¿Qué tal van las cosas por el aire últimamente?
—Turbulentas. —Me dirigí al ascensor, que tenía la puerta abierta y subí al ático, apreciando todavía más no tener que volver a hacer comprobaciones de seguridad cada vez que llegaba a casa.


Fui de las últimas personas a las que le llegó a casa el paquete que llevaba este libro (como siempre suele ocurrir...) así que no paraba de ver que a todo el mundo le estaba encantando y que se estaban llevando muy buena impresiones de ella. Un piloto y una azafata con una relación prohibida. Original y muy atrayente desde el primer momento. Una historia que me había picado la curiosidad desde mucho antes de que se publicara gracias a la editorial, que sabe muy bien poner los dientes largos. Cuando la tuve por fin conmigo no dude en empezarla y desde ahí fue un no parar. La autora tiene una forma muy especial de atraparte con una trama aparentemente simple y sin complicaciones pero con mucho más trasfondo del que te imaginas, de la que no puedes evitar querer saber más y más. Me ha parecido una historia muy bien llevada y explicada para que no haya ningún tipo de dudas ya que al principio puede desconcertar y desorientar un poco. Además, esto también va ligado a que la novela está plagada de conceptos técnicos sobre aviones y la profesión de Gillian y Jake pero todo está especificado y se nota que ha habido una investigación de fondo, lo que es de agradecer. La pluma de la autora vuelve a sorprenderme al ser tan fresca y traernos una historia sexy y divertida y a la vez cruda e intensa. Y luego, está narrada desde el punto de vista de ambos personajes, lo que me ha encantado muchísimo porque ambos eran necesarios de su propia voz en esta historia.

Vayamos ahora con los personajes de esta novela, que dan mucho de lo que hablar:
Empecemos con Gillian, quien quiere cumplir sus sueños y para ello deja el seno familiar (que apenas la apoya) y se muda a Nueva York para buscar nuevas oportunidades. Sin embargo, todo se va viniendo abajo y sus sueños cada vez son más inalcanzables por lo que acaba haciendo malabares con dos trabajos a la vez. En uno de ellos conocerá a Jake, un piloto de avión que desde el primer momento le causa una tensa atracción. Entre ellos empezará un acuerdo que puede, o no, acabar muy mal. Este personaje puede ser el único pero que le ponga a la novela porque no me ha llegado a convencer del todo por varios motivos. Por una parte, me ha parecido que la autora le ha puesto contradicciones al personaje durante toda la historia, en las que nos dejaba ver una mujer fuerte y luchadora merecedora de mucho más que ser un objeto sexual pero que en seguida se venía abajo y acaba arrastrándose. Me ha parecido a la que más tópicos recae encima, como si fuera que se ha escrito porque debía estar dentro de la trama cuando la autora podría haber sacado muchas más cosas que hicieran de Gillian un personaje mucho más atractivo y potente. Aun así, ha sido soportable de leer y no se hace tan insufrible como podía llegar a ser, lo que me ha gratificado mucho.
Luego tenemos a Jake, piloto de aviones de una gran compañía aérea. Lleva volando muchos años y es prácticamente su vida por lo que las relaciones a largo plazo no son una opción para él. Todo cambia cuando entra en escena Gillian, quien por una extraña razón se le ha metido en la piel y no puede deshacerse de ella tan fácilmente. Un pacto sexual es lo único que él puede ofrecerle a ella, pero todo empezará a complicarse, interfiriendo muchos sentimientos. Este es el personaje que se lleva prácticamente todo el protagonismo de la novela. Es muy difícil comprenderlo al principio e incluso puedes llegar a odiarlo por su forma de afrontar las cosas y su actitud en muchos momentos de la novela. Sin embargo, acabas cogiéndole el truco a su personalidad y a su ironía y querrás saber mucho más de él y del porqué de su forma de ser tan hermética y lejana. Me ha encantado como se ha ido desarrollando y todo lo que la autora ha ido descubriéndonos de él poco a poco sin dejar de lado su esencia. Para mí, sin duda, ha sido lo mejor de la novela y estoy seguro de que va a ser muy difícil olvidarse de él.


—¿Capitán Weston? —De repente se puso ante mí un supervisor que parecía diez años más joven que yo—. Capitán Weston, ¿se marcha?
—En cuanto se aparte de mi camino.
—Pero ¿por qué? Su pupilo acaba de hundir el avión en el océano Atlántico.
—No, lo ha hundido en el Pacífico, que es mucho más profundo.
—Esa no es la cuestión.
—¿Y va a tardar mucho en llegar a ella?


Casi cuatrocientas páginas de historia que se hacen demasiado cortas cuando estas te atrapan desde el mismísimo prólogo, sin posible escapatoria una vez que empiezas a leer. Eso sí, la novela es erótica y tiene muchas escenas de sexo además de un lenguaje muy explícito; sin embargo, dado que yo llevo ya muchos libros eróticos leídos no me ha parecido algo alarmante pero es mejor avisar de esto por si acaso. Quiero recalcar también que a pesar de todas esas escenas, que no son pocas, la autora se ha justificado perfectamente a la hora de escribirlas e incluso ha sido capaz de crear una trama que tiene su sólido argumento haciendo que el sexo refuerce mucho más el romance y la credibilidad de todo lo demás. La relación que hay en esta historia entre los protagonistas me ha gustado especialmente por varias cosas. Una de ellas es que no ocurre a la primera de cambio y desde el principio se ve claro que entre ambos hay una clara atracción sexual meramente. Luego va evolucionando pero hay dos bandos definidos en el que ella va manifestando sus sentimientos e intereses y él, a no ser que leas su perspectiva, sigue agarrándose a las reglas.

Y por último, el final de la novela me parece una maravilla. Todo de repente da un giro inesperado que es imposible de adivinar y que cambia todos los esquemas que has ido leyendo y formándote durante el libro. La verdad es que ha sido muy sorprendente y aplaudo a la autora por esa imaginación a la hora de cerrar esta historia porque me ha gustado muchísimo y me he quedado con una sensación muy buena.

En definitiva, Turbulencias es una novela de la que me encapriché en cuanto leí su sinopsis y que, luego, conforme iba leyendo me iba sorprendiendo cada vez más y más. Con una trama de lo más original y bien desarrollada, unos personajes (sobre todo el masculino) que dejan huella y una pluma que te atrapa desde la primera palabra sin escapatoria. Tenéis que leer este libro, os lo recomiendo al 100% si os gusta este tipo de historias románticas-eróticas. 


¿Habéis leído a la autora? ¿Os llama esta novela? 😏😏
¡Dejadme un comentario y os leo! 💗💗